ÓPERA – IL TROVATORE

FECHA
HORA
LUGAR
DURACIÓN
PÚBLICO
JUEVES 30 DE NOVIEMBRE
20:00 HRS.
SALA TRM
180 MIN
+ 08 (SUGERIDA)
SÁBADO 02 DE DICIEMBRE
VALORES DE ENTRADA 
P. ALTA: $10.000 / P. CENTRAL LATERAL: $14.000 / P. CENTRAL CENTRAL: $16.000 / P. GOLD LATERAL: $20.000 P. GOLD CENTRAL: $25.000 / P. PREFERENCIAL LATERAL: $35.000 / P. PREFERENCIAL CENTRAL: $40.000.-

 

Más de 140 artistas darán vida a esta ópera, que pretende aportar a la consolidación de este género en regiones.

.

Il Trovatore, es una ópera en cuatro actos, con libreto de Salvatore Cammarano, completado por Leone Emanuele Bardere y basado en el drama homónimo del dramaturgo español, Antonio García Gutierrez. La música es de Giuseppe Verdi y es la tercera obra de este compositor que TRM lleva a escena en tres años consecutivos. Anteriormente desarrolló con gran éxito y aceptación de la audiencia, La Traviata y Otello.

.

Una de las operas más famosas de Verdi, versa sobre la historia de una gitana,  acusada de embrujar al hijo menor del viejo Conde de Luna, por tanto es quemada viva a pesar de su inocencia. En su agonía esta gitana le pide venganza a su hija Azucena (Evelyn Ramírez) quien rapta al hijo del conde para quemarlo vivo. El viejo conde de Luna muere de tristeza y el hijo mayor decide buscar a su hermano. Así pasan los años hasta que los dos hermanos Manrico (un trovador interpretado por Giancarlo Monsalve) y Conde de Luna (Omar Carrión) se encuentran enfrentados por el amor de la misma mujer, Leonora (Paulina González).

.

La Orquesta Clásica del Maule, bajo la dirección de Francisco Rettig y un gran elenco, darán vida a una historia marcada por el amor y el odio.

 

ELENCO

Manrico: Giancarlo Monsalve (Tenor)

Leonora: Paulina González (Soprano)

Azucena: Evelyn Ramírez (Mezzosoprano)

Conde de Luna: Omar Carrión (Barítono)

Ferrando: David Gaez (Bajo)

Ruiz: Gonzalo Araya (Tenor)

Inés: Camila Guggiana (Soprano)

Orquesta Clásica del Maule

Director Musical: Francisco Rettig

Director Escénico: Rodrigo Navarrete

Escenógrafo e iluminador: Ramón López

Director Coro: Pablo Ortiz

Visualista: Álvaro Lara

Diseño e Imagen: Claudio Rojas

Asistente Director Escénico: Carla Vilches

Stage manager: David Figueroa

..

”LEER_ARGUMENTO”

Argumento

 España, finales del Medievo.

ACTO I   

 

Escena 1
En la sala de guardia del castillo, los guardias hablan de los asuntos de su comandante, el Conde de Luna. Comentan que el Conde pasa las noches bajo el balcón de la elegida de su corazón, quien parece preferir las serenatas de cierto trovador…

Allí los soldados escuchan de Ferrando (Aria: Di due figli vivea padre beato / “El buen conde de Luna vivía felizmente, padre de dos hijos”), la terrible historia de García, hermano menor del Conde de Luna.  “García estaba todavía en la cuna, cuando una horrible bruja le arrojó un maleficio. El empezó a debilitarse y su padre creyó poder salvarlo enviando a la vieja gitana a la hoguera. Pero ésta tenía una hija que, para vengar a su madre, arrebató al niño. Nunca se encontró al pequeño García ni a su raptora. Sólo los restos calcinados de un niño de su edad encontrados en el lugar donde se ajustició a la bruja, sugerían que el niño había sido víctima de crueles represalias.”

Escena 2
En el jardín del palacio, Leonora le confiesa a su doncella Inés, sobre el amor que ella siente por un caballero que le da serenatas en el jardín (Tacea la notte placida / “La tranquila noche está en silencio”… Di tale amor / “Un amor que las palabras a duras penas pueden describir”).

El Conde de Luna, declara su amor por Leonora y al escuchar la voz de su rival, el trovador Manrico, es devorado por los celos (Deserto sulla terra / “Solo en esta tierra”). El Conde de Luna furioso y Manrico embelesado, se enfrentan violentamente. Ellos cogen la espada y se alejan para batirse en duelo, mientras que la joven cae desvanecida (Trio: Di geloso amor sprezzato / “El fuego del amor celoso”).

 

ACTO II

Escena 1
En el campamento gitano cantan  (Vedi le fosche notturne / “¡Ved El cielo infinito lanza su oscuridad”).  Azucena, la hija de la gitana condenada, habla del lejano acontecimiento que fue contado en el primer acto: la ejecución en la hoguera de una pretendida bruja (Aria: Stride la vampa / “¡Rugen lasïb llamas!”). Azucena relata que en su enloquecimiento por el dolor de perder a su madre,  que el niño que ella arrojó a las llamas no era el hijo del Conde, sino su propio hijo (Aria: Condotta ell’era in ceppi / “La llevaban atadas las manos”). Manrico se da cuenta que no es hijo de Azucena y le cuenta sobre su duelo con su hermano, a quien tuvo la oportunidad de matarlo, pero no lo hizo (Dúo: Mal reggendo / “Él estaba indefenso bajo mi salvaje ataque”).

Su relato es interrumpido por la llegada de un mensajero que trae la noticia de que Leonora, creyendo a Manrico fallecido, va a ingresar en un convento esa misma noche. A pesar de los esfuerzos de Azucena que quiere retenerlo (Ferma! Son io che parlo a te! / “Debo hablarte”), el trovador sale en su búsqueda y desaparece.

Escena 2
El Conde de Luna y sus hombres intentan raptar a Leonora frente al convento y el conde canta su amor por ella (Aria: Il balen del suo sorriso / “La luz de su sonrisa” … Per me ora fatale / “Hora fatal de mi vida”), pero Manrico se interpone entre ellos y ayudado por sus hombres, escapa junto a Leonora.

..

ACTO III

Escena 1
Ferrando anuncia la captura de una zíngara acusada de espionaje. Es Azucena que, encadenada, es arrastrada hasta los pies del Conde. Ella responde con evasivas a los interrogatorios hasta que Ferrando, que la ha reconocido, la denuncia. Ella se traiciona a sí misma al llamar a Manrico para que la ayude, lo cual revela que ante el conde, que también es la madre de su rival. Entonces el Conde se regocija, pues al ajusticiar a Azucena, conseguirá dos objetivos a la vez, dar muerte a la madre de su peor enemigo y a la homicida de su hermano.

Escena 2
Leonora y Manrico van a pronunciar sus votos nupciales (Aria, Manrico: Ah si, ben mio coll’essere / “Ah, sí, mi amor, siendo tuya”), pero entra Ruiz, hombre de Manrico que informa de la inminente muerte de Azucena. Manrico se apresura a salir en su ayuda (Di quella pira l’orrendo foco / “Las horribles llamas de aquella pira”).

..

ACTO IV

Escena 1
Frente a la prisión, Leonora planea liberar a Manrico (Aria: D’amor sull’ali rosee / “En las alas rosadas del amor”; coro y dúo: Miserere / “Señor, apiádate de este alma”). Al encontrarse con el Conde,  ella implora piedad y ofrece entregarse a él a cambio de la vida de Manrico. Sin embargo, en secreto bebe un veneno de su anillo para morir antes de que el conde de Luna pueda consumar el trato (Dúo: Mira, d’acerbe lagrime / “Mira las amargas lágrimas que derramo”).

Escena 2
En un calabozo, Manrico se esfuerza por calmar a Azucena, prometiéndole sacarla de allí, que ante la cercanía de la hoguera casi ha enloquecido (Dúo: Ai nostri monti ritorneremo / “De nuevo regresaremos a nuestras montañas”).

Entra Leonora y le dice a Manrico que está libre, pero al saber el precio de esta libertad, la rechaza (Cuarteto: Prima che d’altri vivere / “Antes que vivir como la mujer de otro”). La ponzoña comienza a hacer efecto, entonces Leonora le dice que ha tomado un veneno y muere en los brazos de su amado. Llega el Conde y al conocer lo ocurrido, se siente burlado y ordena la ejecución de Manrico.

 Azucena se despierta en la presencia del Conde, quien le informa sobre el destino de su hijo. La gitana, en vez de lamentarse celebra el triunfo y le aclara al Conde que ha mandado ejecutar es su propio hermano y con furiosa alegría exclama que, por fin su madre ha sido vengada (Egli era tuo fratello! / “Él era tu hermano… Te he vengado, ¡oh, madre!”). Ella se desploma, aparentemente muerta de emoción, mientras que Luna dice la última palabra reprochándose el vivir todavía (E vivo ancor! / “¡Y yo debo seguir viviendo!”).